10 enero 2010

Sobre el síndrome del coronel Tapioca de Reverte y anécdota de Attenborough


A propósito del artículo de Perez Reverte titulado "El síndrome del coronel Tapioca" me ha recordado una anécdota del célebre presentador David Attenborough:
-----------
XL. Hay quien no entiende que en un documental sobre animales haya escenas de sexo y violencia. Publicaba un diario inglés una carta de un espectador indignado con la crudeza de una escena en la que unas leonas se ensañan con una cría de elefante.
D.A. ¿Y eso qué quiere decir? ¿Que a la gente no hay que molestarla para que vivan sus vidas como si no existiesen las guerras, la crueldad o el hambre? Shakespeare y Cervantes escribían sobre la realidad, sobre las verdades de la vida. Si tengo que filmar una película sobre leones y debo fingir que no matan a otros animales, sería una mentira. Mi responsabilidad es ser veraz. Una señora me escribió para decirme que mis programas costaban mucho dinero y que, en lugar de mostrar a leones matando antílopes, ese dinero debería emplearse en adiestrar a los leones para que coman hierba. ¡Qué estupidez! Hay gente que se niega a aceptar la realidad. Una cosa es utilizar la violencia y la crueldad de una manera desproporcionada, magnificándola para llamar la atención; eso es pornografía. Pero si la tratas como un ingrediente inherente a la vida, sólo estás mostrando la naturaleza tal y como es.
----------------
La entrevista completa en:
http://lavozdigital.xlsemanal.com/web/articulo.php?id=50358&id_edicion=4807

La verdad es que no se si reír o llorar ante semejante estupidez. Mucha gente se ha acostumbrado a la extrema comodidad de observar la vida ante el televisor y no tienen clara conciencia de la realidad. Ahora todo debe ser "políticamente correcto".
Mi particular bola de cristal me dice que existen muchas probabilidades de que todos suframos, aún más de lo que ya estamos sufriendo, las consecuencias de esa candidez idiotizada.
Son muchísimos los síntomas que me hacen concluir que la civilización occidental comenzó hace algunos años a perder su empuje innovador y de fuerza moral. Ahora Occidente parece estar impregnado de un absurdo complejo con el que acepta todo tipo de acusaciones y ataques a sus principios, por exageradas que sean.
¿Significa esto que ha comenzado el ocaso de Occidente? Puede ser. Lo que no cabe duda es que estamos en un importante punto de inflexión.
No puedo dejar de acordarme de la gran civilización de Roma que duró siglos y tras ella solo tuvimos más de mil años de tinieblas y retroceso social, económico y tecnológico. Se aprecian signos evidentes de similitud del Occidente actual con los últimos estertores de Roma, que fueron largos  y agónicos.

Santiago Kovadloff también opina sobre ello en su artículo publicado en La Nación "Occidente, ante el fin de una era", que incluye el dibujo peculiar que adjunto en blanco y negro.
Destaco una frase suya: La fenomenal proyección de China, la vuelta al primer plano de Rusia y la convulsión planetaria desatada por el extremismo islámico impulsan, tanto a los Estados Unidos como a la Unión Europea, a promover ese nuevo acercamiento. Como ha señalado Edouard Baladur, ex premier francés: "Se está comenzando a hacer historia sin Occidente y quizás algún día se la haga en contra suya".

Efectuada una apresurada búsqueda en Internet sobre esta cuestión observo que otros también opinan de forma similar, como no podía ser de otra manera :-). Por ejemplo José Luis Sampedro en su artículo "La decadencia del sistema". Incluyo aquí un fragmento:
"Muchos creemos que ya no cabe cerrar los ojos a la evidencia de que mientras en el siglo XV Europa impulsaba a sus gentes a embarcarse en cáscaras de nuez hacia lo desconocido, en nuestro tiempo se repliega sin iniciativas y abdica de su activa presencia anterior en el escenario mundial. Por eso nos parece vivir la decadencia de nuestro sistema occidental, al comparar ese ocaso con la explosión vital de su pasado amanecer. Y, pese al progreso técnico desde entonces, nos parece que la historia está repitiendo la ruina del Imperio romano, cuyo solar europeo pasó a ser ocupado por nuevas fuerzas que conducirían al feudalismo y, tras él, al capitalismo actual."
En esa entrada también incluye una excelente imagen: