02 abril 2010

Los diez mandamientos y la ley del embudo

Hoy han vuelto a poner una versión de la película "Los díez mandamientos", en Antena 3.No es nada extraño. Más bien es habitual en estos días de Semana Santa cristiana.
En la sinopsis de FILMAFFINITY, se puede leer: "Bajo el reinado del faraón Ramsés II, se ordena la muerte de todos de todos los recién nacidos varones entre los esclavos de raza hebrea. Pero uno de ellos sobrevivió al ser recogido de las aguas por la familia del Faraón. Su nombre fue Moisés, "salvado de las aguas". Al crecer, Moisés se convertirá en emisario de Dios y será el encargado de guiar al pueblo de Israel a su destino prometido".
Es curioso que judios y cristianos defiendan que las plagas que asolaron Egipto, por la intervención divina del Dios de Israel, a través de Moisés, fueron justas, incluidas las muertes de los niños egipcios. Sin embargo, se condena la matanza de los niños judios, tanto en Egipto como en Belén. Otra vez la doble vara de medir que utilizan los grupos humanos, grandes o pequeños: La ley del embudo, "para nosotros lo ancho y para el prójimo lo agudo".
Este planteamiento no casa con la imagen de un Dios benefactor, comprensivo y bondadoso que tratan de transmitir los fieles de religiones y sus representantes: curas, sacerdotes, monjas, frailes, rabinos, etc.